Skip to main content
Winston Churchill

Las predicciones de Churchill en el siglo XX

Winston Churchill llegó al Parlamento británico el año 1900 y, desde su posición, buscó la manera de conocer en persona a H. G. Wells, famoso escritor de “La guerra de los mundos”, “La máquina del tiempo” y “Los primeros hombres en la luna”, entre otros. Éste, en sus obras, formulaba, de algún modo, una serie de predicciones sobre el futuro de la especie humana, y empleaba sus profundos conocimientos en física atómica. Y Churchill, profundamente impresionado por el escritor, leyó varias veces sus obras.

Inspirado por Wells, comenzó a publicar sus propios ensayos visionarios durante la primera mitad del siglo XX. Por ejemplo, “¿Estamos solos en el universo?”, en el que hablaba sobre la posibilidad de la existencia de vida extraterrestre.

Pero esto no es todo. En un artículo anterior, titulado “De aquí a cincuenta años”, que fue recogido por primera vez el 1931 en el News of the World, ya hablaba de innovaciones tales como la energía nuclear, televisores por control remoto, el crecimiento de animales en laboratorios, robots y teléfonos móviles (claro que nunca dijo nada sobre el número virtual, pero, ¿no es mucho pedir?).

Sobre la energía nuclear

El año 1925, se publicó el artículo “¿Deberíamos suicidarnos todos?”, sobre las armas atómicas, y en el que también se mencionaba a los drones actuales.

Sobre la energía nuclear, dijo que “no hay dudas entre los científicos de que esta gigante fuente de energía existe”. Y añadió al respecto que sólo faltaba “la cerilla para encender el fuego”. Curiosamente, sólo tres meses después de que este texto fuese publicado, un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge descubría los neutrones en un experimento.

Casi ciencia ficción

Churchill también habló sobre la tecnología del futuro. El desarrollo científico y tecnológico le alarmaba, ya que aseguraba que se iban a producir a ritmo vertiginoso, demasiado como para que el ser humano se acostumbrara.

También se adentraba en el campo de la fabricación de robots. Decía que serían los comunistas quienes los crearían como esclavos sin conciencia, y que su producción sería posible 50 años después de su escrito. Sin embargo, no se trataba de una idea que le gustara, dado que también decía que cualquier intento de modificar la naturaleza humana artificialmente desencadenaría en un objetivo de opresión y explotación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *